..................................................................LEVAR ......................................................       Tu apoyo frente a la Artritis en Bizkaia - Artritis Erreumatoidea duten pertsonei laguntza Bizkaian

MSu Subtítulo

 

 

 

Noticias


Volver al resumen

03/01/2019

La Depresión, algo más que una compañera de la Artritis Reumatoide

Los trastornos depresivos representan la tercera parte de la carga de las enfermedades y de los años perdidos en el ámbito laboral por discapacidad, a nivel mundial. La Artritis Reumatoide también contribuye a la discapacidad global. Ambas afecciones producen un daño y carga importante para la salud de la población general. Sin embargo, estas enfermedades coexisten con mayor frecuencia que lo que puede explicarse por relación casual.
La Artritis Reumatoide y la Depresión son dos enfermedades que afectan al paciente de forma simultánea y que llevan a peor calidad de vida.
Por otro lado, sabemos que la depresión acompaña a otros estados inflamatorios sistémicos tales como la enfermedad cardiovascular, la diabetes y la obesidad, entre otros.
Estudios previos han demostrado que el tratamiento de la Artritis Reumatoide con fármacos inmunomoduladores o moduladores del sistema inmunitario no solo ofrece beneficios a nivel de la enfermedad articular primaria, sino que también ayuda en el control de otras enfermedades coexistentes, entre ellas la depresión.
Tradicionalmente se pensaba que la Artritis Reumatoide provocaba a una discapacidad física y dolor que conducían a los problemas de salud mental (ansiedad o depresión). Actualmente esto está en duda ya que cada vez existe más evidencia científica que demuestra que ambas enfermedades Artritis Reumatoide y Depresión comparten mecanismos fisiopatológicos.
Los investigadores de una revisión de la literatura publicada recientemente concluyen que “es poco probable que la depresión en pacientes con Artritis Reumatoide sea sólo una consecuencia natural de la angustia y de la discapacidad causada por la enfermedad articular”. Muchas de las alteraciones que se producen en el sistema inmunitario asociadas a la Artritis Reumatoide, también están implicadas en la enfermedad depresiva y esta asociación podría explicar que la depresión se presente con mayor frecuencia en pacientes con Artritis Reumatoide que en la población general.
Dado que el tratamiento de la depresión en los pacientes con Artritis Reumatoide comporta beneficios diferentes a la salud mental, los trastornos psicológicos de estos pacientes no deben ignorarse y se deben considerar como parte natural de la enfermedad articular.
El enfoque multidisciplinar de los pacientes con Artritis Reumatoide, es decir, un tratamiento que cuente con la participación de varios profesionales sanitarios que valoren al paciente desde diferentes puntos de vista, ya ha demostrado resultados prometedores en el control de la Artritis Reumatoide y del dolor.



Volver al resumen